Todo sobre la otoplastia

Eres un buen candidato para una otoplastia?

Puedes ser un buen candidato para una otoplastia o cirugía de orejas despegada, si tienes una o más de las siguientes condiciones:

-Orejas que sobresalen

-Orejas que parecen demasiado grandes

-Asimetría de las orejas

Cómo seré evaluado para la otoplastia?

En Plastic-clinic examinamos tus orejas desde cada ángulo y perspectiva. Hay dos características principales que requerirán mayor atención. La primera es el grado en que sobresalen las orejas y cuanto han de ser traídas más cerca de la cabeza. El segundo es la profundidad de la copa de la oreja y si esto requiere reducción.

Deberías ir a la consulta preparado con tu historial médico para poder discutirlo. Esto incluirá toda la información acerca de todas tus condiciones médicas, alergias a medicamentos, tratamientos recibidos previamente, embarazos, cirugías anteriores y medicamentos que actualmente estás tomando. Es importante que proporciones la información completa.

La planificación de la cirugía

Los cirujanos de la SCPRECV(Sociedad de Cirujanos Plásticos Reconstructores y Estéticos de Valencia, Alicante y Castellón)  recomiendan que los padres permanezcan alerta acerca  de las emociones de sus hijos sobre sus orejas prominentes; nunca instes a la cirugía hasta que sea él el que quiera el cambio. Los niños que se sienten incomodos con sus orejas y quieren la operación normalmente cooperan más durante el proceso y se sienten mejor al acabar el proceso.

En la primera toma de contacto, su cirujano valorará la condición de tu hijo, o a ti mismo si estás considerando la cirugía para ti, y recomendará la técnica que mejor se amolde a tus características. El personal médico le dará instrucciones precisas sobre cómo afrontar  la cirugía.

Donde se realizará la cirugía

Una operación en la oreja normalmente se realiza como un procedimiento de paciente ambulatorio en un hospital. De manera ocasional, el médico puede recomendar que el procedimiento se realice como un procedimiento para pacientes hospitalizados, en cuyo caso puede que pase la noche en el hospital.

Tipos de anestesia

Si tu hijo es joven, el cirujano puede que recomiende anestesia general, por lo que el niño estará dormido durante toda la operación. Para los niños de más edad  o para los adultos, el cirujano puede que elija usar como mejor opción anestesia local más sedación.

Toda cirugía conlleva un grado de duda

Cuando la cirugía de orejas la realiza un cirujano experimentado y cualificado, las complicaciones son poco frecuentes y generalmente de menor importancia. Sin embargo, como en toda operación, existen riesgos relacionados con la cirugía y complicaciones específicas relacionadas con este procedimiento. Éstas incluyen:

1. Un coágulo de sangre en el oído (hematoma). Esto se escenifica, normalmente, por la exudación de debajo del vendaje y por un acrecentado dolor punzante en las primeras 24 horas después de la cirugía. Esto puede requerir la exploración y control bajo un anestésico que puede disolverlo naturalmente o puede ser extraído con una aguja.

2. Infección en el cartílago, que puede causar la formación de cicatrices. Este tipo de  infecciones suelen ser tratadas con antibióticos; Raramente, la cirugía será necesaria para drenar el área infectada.

3. Asimetría o desigualdad de las orejas que puede persistir si las orejas son de una forma o tamaño diferentes.

4. Los vómitos en la fase postoperatoria

5. Necrosis o pérdida de una pequeña porción de la piel en la parte anterior de la oreja (esto puede ocurrir si el vendaje ejerce presión en la fase postoperatoria por la inflamación)

La cirugía

Factores individuales y querencias personales serán determinantes para elegir la técnica específica seleccionada para tratar el procedimiento. La cirugía de orejas por lo general toma alrededor de una a dos horas.

Con una de las técnicas más usuales, el cirujano hace un pequeño corte en la parte trasera de la oreja para dejar al descubierto el cartílago de la oreja. El cartílago será entonces esculpido y doblado nuevamente con respecto a la cabeza. Puntos de sutura no extraíbles pueden ser requeridos para ayudar a mantener la nueva estructura. En ocasiones, el cirujano extirpará un pedazo de cartílago para proporcionar un pliegue más natural cuando la cirugía esté completa.

Otra técnica implica una incisión parecida en la parte trasera de la oreja. Se retira la piel y los puntos se usan para doblar el cartílago sobre sí mismo para alterar la oreja sin quitar nada del  cartílago. Crear un pliegue en el cartílago hace que la oreja descanse de manera más favorecedora en la cabeza y parezca más normal.

En cualquier caso, esta cirugía dejará una pequeña marca en la parte trasera de la oreja que se irá yendo con el tiempo. Incluso cuando sólo una oreja parece resaltar, la cirugía se realiza en ambas orejas para un mejor equilibrio.

Volver a la vida habitual

Los adultos y los niños pueden volver a su rutina habitual a las pocas horas de la cirugía, aunque es posible que opten por pasar la noche en el hospital con el niño hasta que cualquier efecto de la anestesia  desaparezca.

La cabeza del paciente se envolverá en un vendaje grueso nada más acabar  la cirugía para originar el mejor moldeo y proceso curativo posible. Las orejas pueden sufrir un poco durante unos días, pero esto se aliviará mediante medicación.

Al cabo de una semana, un apósito más ligero similar a un vendaje para la cabeza reemplazará los voluminosos vendajes. Asegúrese de seguir cualquier instrucción de su cirujano para el uso de este vendaje, fundamentalmente por la noche. Esto es recomendable para un período de, por lo menos, seis semanas.

Los puntos se retiran por lo general en una semana.

Cualquier actividad en la que el oído se vea afectado físicamente debe ser evitada durante un mes aproximadamente. La casi totalidad de los adultos pueden volver a su vida normal en unos cinco-seis  días después de la cirugía. Los niños pueden volver al colegio tras siete días, más o menos, si tienen cuidado con sus actividades. Es posible que desee pedirle al profesor/a de su hijo que eche un ojo a su hijo en las semanas siguientes.

Otros problemas del oído

Aparte de las orejas protuberantes, hay una variedad de problemas relacionados con el oído que pueden ser tratados con cirugía. Estos incluyen: cuando la punta parece doblar hacia abajo y hacia adelante; “oreja en forma de copa”, que es cuando la oreja es demasiado pequeña; y  cuando la curva de la oreja en el borde exterior, así como los pliegues y pliegues naturales, están desaparecidos. La cirugía, a su vez, es apta para otras mejoras como corregir los lóbulos de las orejas grandes o estirados, o lóbulos con grandes pliegues y arrugas. Los cirujanos pueden incluso construir nuevos oídos para aquellos que han nacido sin ellos o que los perdieron en algún accidente.

A veces, sin embargo, la corrección puede dejar una cicatriz que es peor que el problema original. Pregunta a tu cirujano acerca de la efectividad de la cirugía para su caso específico.

Oídos de aspecto más natural

La mayoría de los pacientes, no importa jóvenes o mayores, suelen quedar encantados con las consecuencias de su cirugía de orejas. Pero tenga en cuenta que el objetivo es la mejora, no la perfección. No espere que los dos oídos coincidan perfectamente; la simetría perfecta es a la vez poco probable y poco natural en los oídos. Si has comentado el procedimiento y tus esperanzas con el cirujano antes de la operación deberías quedar satisfecho con tu aspecto final.

 Otoplastia Valencia

.

Be the first to comment on "Todo sobre la otoplastia"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*