Cómo controlar el consumo de quesos

Todos los alimentos y nutrientes en exceso suelen ser perjudiciales para la salud, si vas a entrar en un régimen dietético es importante conocer los límites de las porciones y las recomendaciones de un nutricionista. El exceso de la ingesta de quesos suele tener repercusiones por lo que es importante a pesar de no estar bajo una dieta especial, controlar los niveles de consumo y evitar riesgos siguiendo los siguientes consejos:

  • No es recomendado para personas con problemas de hipertensión, ya que tiene un alto contenido en sodio, lo cual puede perjudicar y empeorar patologías como insuficiencia renal aguda, síndrome nefrótico o encefalopatía hepática.
  • Por supuesto, siendo un producto derivado de la leche tiene entre sus componentes la lactosa, aun cuando algunos quesos en el proceso de maduración y fermentación pierden casi en su totalidad el nutriente, el exceso de lactosa puede causar indigestiones, así como problemas estomacales y por supuesto es un producto que no deben consumir intolerantes a la lactosa salvo algunas excepciones como el cheddar, parmesano o gruyere.
  • La grasa del queso de origen animal es altamente saturada, consumirlo en elevadas porciones puede dar inicio a enfermedades cardiovasculares y problemas con el colesterol.

Es probable que existan cientos o quizá miles de variedades de queso en el mundo, es un producto derivado de la leche que empieza su producción producto del cuajo de la misma, bien puede ser de vaca, oveja o cabra principalmente, aunque probablemente cualquier tipo de leche sea factible para la elaboración de quesos. También existen diversos aparatos para su fundición por lo que conviene informarse también sobre fondue precio, por ejemplo. Se pueden dividir en diversas categorías, pero una muy sencilla y fácil de entender para deleitar el consumo y el paladar es en frescos y maduros.

  • Quesos frescos: Son quesos que no tienen un proceso largo de fermentación, por lo general tienen una textura más suave y sabores más ligeros, por mencionar algunos, está el Burgos, el Boursin y el mascarpone.
  • Quesos maduros: Son quesos firmes, de un sabor intenso y bastante aromático, tienen una textura por lo general muy rígida y son utilizados en pequeñas cantidades por sabores fuertes, el parmesano y el emmental son claros ejemplos de ese tipo.

Así pues, los quesos son un producto base en la gastronomía mundial y están presentes en infinidad de platos siendo un elemento existente en todas las cocinas gracias a la variedad de tipos existentes que se adaptan a los gustos de todos los comensales.

quesos

Be the first to comment on "Cómo controlar el consumo de quesos"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*